Dando a su hijo un buen principio en matemáticas

Los niñitos comienzan a aprender las matemáticas antes de que tomen su primer paso en un salón de kinder. Cuando los niñitos levantan tres dedos y piden “así quiero de galletas”. Ellos ya están haciendo matemáticas y están listos para aprender más.

Como padre, tal vez piensen que no necesitamos preocuparnos de ayudar a nuestros hijos a hacer matemáticas hasta que entren a la escuela primaria, pero las semillas de varios conceptos matemáticos se plantan cuando los niños están muy pequeños. En hecho, las experiencias tempranas puede determinar cómo puede su hijo ver las matemáticas por el resto de su vida. ¡Nunca es muy temprano para comenzar a aprender matemáticas—y les encanta! Los niños entre las edades de dos y cuatro generalmente experimentan las matemáticas simplemente contando. El contar es un concepto básico y muy importante que ayuda a los niños a traer orden al mundo alrededor de ellos. El contar a edad temprana y “cuántas” experiencias introduce a los niños a los conceptos matemáticos que se convierten a más complejos en la escuela elementaria. Por ejemplo, contando tres dimes es una manera de comprender que son 30 centavos. Mientras más oportunidades tengan los niños para contar, ellos comprenden mejor el sentido y uso de los números—y más confianza ellos tendrán con las matemáticas más tarde. Leyendo libros de contar a los niños, cantar canciones contando y jugando juegos contando, ustedes se están divirtiendo con los números y dándoles la fundación para salir adelante en matemáticas.

Presione el titulo da cada encabezado para leer sobre ese tema

Encuentren cosas para contar todos los días, en todas partes, y de diferentes maneras. Comience despacio con pocas cosas. Al tanto que la habilidad de su hijo crece, encuentre colecciones de cantidades mayores para contar..

Cuenten galletas, monedas, juguetes, etc. Los niños descubren que contar es más que la repetición de una canción cuando ellos cuentan cosas reales. Anime a su niño a que diga el número al mismo tiempo que toca cada objeto. Arregle los objetos de diferentes maneras para contar—por ejemplo, en montones, en líneas, y círculos.

Cuando su hijo termine de contar, usted puede decir, “Uno, dos, tres galletas. Tú contaste tres galletas.” Para corregir un error, gentilmente cuente nuevamente con su hijo, subiendo un dedo y tocando cada galleta al mismo tiempo que dice el número.

En ocasiones los niños olvidan cuáles galletas han contado. Si eso sucede, haga que su hijo mueva cada galleta al montón que ya se ha contado. Si su hijo se frustra o continúa haciendo el mismo error, sea paciente. Por el momento, simplemente puede parar de contar y tratar de hacerlo otro día.

No se preocupe si su hijo usa sus dedos para contar. ¡Los dedos son las herramientas mejores de matemáticas que tienen los niños! Los dedos siempre están listos para usarse. Usted además puede animar a su hijo a usar otros objetos para llevar el contado: un frijol por cada letra en su nombre o un palito de paleta por cada puerta en su casa.

Una vez que su hijo sepa muy bien contando los números básicos, comiencen a practicar a contar por dos, cinco, diez. Esto dará a su hijo un comienzo fantástico en matemáticas en la escuela.

Previo Tema Menú Próximo Tema
FaLang translation system by Faboba